· 

Sangre Menstrual y Linaje Materno

Mariposa · Arte Menstrual · JuliaRo
Mariposa · Arte Menstrual JuliaRo · juliaro.com

 

 

 

 

 

¿Sabes lo nutritiva que es tu sangre menstrual y para qué puedes usarla?

 

 

¿Conoces la vinculación especial que tienes con tu abuela materna?

 

 

Muchas de nosotras aún desconocemos los beneficios de nuestra sangre menstrual.  Esta sangre, que no aparece ni en los anuncios de compresas, y que desgraciadamente aún da grima a muchas mujeres –por influencia del estado patriarcal en el que vivimos-, es uno de los líquidos más nutritivos que hay. Entre otros tesoros, nuestra sangre menstrual, contiene células madre regeneradoras.

 

 

La sangre del período podemos usarla para tratar heridas y traumatismos, para fertilizar la tierra, para tratamientos de belleza en el cuerpo y en el pelo o para abonar las plantas de casa. Antiguamente, las mujeres trabajaban la tierra con faldas largas, practicando el sangrado libre. Dejando así las semillas de su vientre en la tierra, ayudando a su regeneración y facilitando también la abundancia de las cosechas.

 

 

 

Nuestro ciclo menstrual es tan poderoso, que ha permitido que la vida florezca generación tras generación.

 

 

 

Cuando tu abuela parió a tu madre, ya la trajo al mundo con los ovocitos que transformados en óvulos, le iban a permitir ser mamá algún día. Y de uno de esos óvulos, vienes tú. Así que de alguna manera, has estado en el vientre de tu abuela. Y además, llevas información de tu abuela aunque hayas compartido con ella pocos años o ni siquiera la hayas conocido. De la abuela materna nos llega a las mujeres, la mayor carga genética del sistema familiar al que pertenecemos. Además, como la genética “se salta una generación” es probable que acabes teniendo más parecidos con tu abuela materna que con tu propia madre.

 

 

Estos días, después de un trabajo terapéutico muy potente estoy redescubriendo a mi abuela materna. Y para mi está siendo algo muy grande porque nunca la conocí, ya que entregó a mi madre en adopción nada más nacer. Consciente o inconscientemente siempre la juzgué por hacerlo, pero ahora que estoy reconectándome con ella, estoy comprendiendo qué vivió y qué le empujó a tomar esa decisión.

 

 

Y es que la conexión con ella es tan poderosa, que en nuestro cuerpo está grabada la información de lo que vivió, de lo que sintió…

 

 

 

Quiero compartirte un ejercicio sencillo y lindo para que le des consciencia a ese vínculo. Vivir este vínculo conscientemente puede ayudarte a dejar de repetir patrones que no son tuyos. Y pueden ayudarte a sentirte más sostenida y enraizada en tu vida cotidiana.

 

  • Tomate un tiempo para ti y ve a algún lugar tranquilo de casa o de la naturaleza.
  • Date unos minutos para ponerte cómoda, cerrar los ojos y comenzar a habitar las sensaciones que hay en tu cuerpo.
  • Deja que poco a poco, aparezca delante de ti una imagen de tu abuela. Si no la has conocido, deja que aparezca la imagen de una mujer.
  • Visualiza como de tu corazón sale un hilo de sangre menstrual que baja hasta tu útero y sale por tu vagina. Este hilo de sangre menstrual entra por la vagina de tu abuela, subiendo a su útero, hasta llegar a su corazón.
  • Déjate sentir este hilo de sangre menstrual.
  • Mira a tu abuela a los ojos, respira con ella.
  • Observa como poco a poco comienza a nacer una flor en su corazón y en el tuyo. Déjate sorprender por la flor que nace.
  • Estate atenta a observar movimientos energéticos en tu corazón o en la zona del pecho. También puedes notar cambios de temperatura u otras sensaciones.
  • Pasados unos minutos, revisa por si tienes algo que decirle, por si hay alguna frase que necesitas verbalizarle.
  • Escucha si ella tiene algún mensaje para ti.
  • Al terminar, despídete de ella hasta vuestro próximo encuentro.
  • Quédate un rato sin hacer nada, habitándote para permitir que lo que acaba de suceder se recoloque de manera orgánica dentro de ti. 

 

Si tienes ganas y te apetece, te agradezco que me compartas cómo te ha ido.

 

 

Muchas gracias por tu atención y confianza.

 

Escribir comentario

Comentarios: 13
  • #1

    María José (viernes, 17 noviembre 2017 19:11)

    Mil gracias por tus palabras y por la invitación a conectarme con mi abuela materna. Seguro q en breve haré esta maravillosa meditación y estaré encantada de compartir mis sensaciones.
    Mil gracias por tu trabajo y por iluminar tantos corazones.

  • #2

    mari carmen (sábado, 18 noviembre 2017 11:58)

    te honro y te bendigo, Bella Mujer....Muchisimas gracias por tu compartir. un abrazo. Mari Carmen

  • #3

    Montse (sábado, 18 noviembre 2017 16:15)

    Honro tus retos y tu humildad, y agradezco cantidad que lo compartas. Mucha fuerza en tu camino Carmen. Por mi parte también me introduciré en esta meditación que veo muy interesante, pués me has hecho pensar que sí veo que hay cosas en mí muy parecidas a mi abuela materna. Muchas gracias y un gran abrazo.

  • #4

    Luisa (domingo, 19 noviembre 2017 00:31)

    Querida Carmen,
    Una consulta, quiero hacer la meditación porque no conocí a mi abuela materna, pero si se llamaba Luisa como yo.
    El año pasado estudiando psicogenealogia y viendo el tema de que con el nombre estas conectada a tus ancestros y habiendo mucho sufrimiento en esta línea femenina mia todas con nombre Luisa, me dio por despreciar mi nombre "Luisa" y querer llamarme "Dulce o Dolce en italiano".Este año he practicado mucho h'ononoono y de repente un dia senti que me gustaba mi nombre y que tenia que usarlo para honrar a mis mujeres. Es asi?
    Mi consulta es cual es el mejor momento para hacerlo? Se puede hacer con la regla? La luna tiene que estar en algun momento? luna llena?
    Te agradezco mucho lo que compartes.
    Abrazos florales.LUISA

  • #5

    Eva (domingo, 19 noviembre 2017 01:26)

    Feliz Madrugada, ahora tengo un ratito de Paz y de Soledad para mí y me encantará conectar contigo Carmen ,con el resto de mujeres conscientes y con todo mi linaje materno-femenino.A mi abuela materna, María Victoria, siembre abuela María, mujer de mucho carácter como mi madre María Isabel (ambas ya regresaron a CASA..y se las echa mucho de menos..), sí la llegué a conocer y tratar hasta su fallecimiento aunque yo no fui su nieta favorita(ella tuvo 7 hijo@ y muchos niet@s) pero era la que más la visitaba por la cercanía y charlabamos mucho..curiosamente mi madre estuvo con ella en sus últimos minutos de vida y yo estuve en los últimos minutos de vida de mi madre..siento mucho respeto hacia las dos y las siento muy unidas. Mi madre la estuvo nombrando mucho en sus últimos días antes de" estarse yendo", al igual que nombraba mucho a mi padre (fallecido muy joven) y tengo que deciros que yo tenía reglas muy dolorosas, incluso después de tener a mis dos hijos..y tengo que deciros que una vez yo, separada del padre de mis hijos y tras estos últimos años que he tenido que ir trabajando la relación con mi madre, por su carácter tan tan difícil..(comprensible con todo lo que llevó la mujer..)..con la que me tocó hablar mucho (igual q con mi abuela)aunque no llegáramos a entendernos del todo...yo estoy disfrutando de mi menstruación como nunca antes lo había hecho..la doy un valor que antes no lo tenía..y la doy un carácter sagrado..la semana que viene tiene que venirme y espero hacer este ritual..porque al unirme a mi abuela..me uniré tb a mi madre..esta próxima regla se la dedicaré a ellas dos..
    Por cierto, como ya conté a Carmen en privado..mi nombre de pila era María Isabel Eva..siempre me han llamado Eva (nombre que me puso mi padre) y María Isabel me lo puso mi madre..y yo a los 16 años, le pedí a mi madre que me lo quitase..porque yo era Eva..y es cierto que es el nombre con el que resueno..nos fuimos al registro civil..a la iglesia para que me lo quitasen del libro de familia..mi pobre madre..ahí estuvo y cumplió mis deseos a pesar de que eso le causó dolor..pero lo aceptó..hoy aparezco en el libro como EVA MARÍA..pero sigo siendo Eva..tampoco uso el María, que es como habitualmente llamabamos a mi abuela.... Las quiero decir a las dos que yo he elegido mi camino y mi nombre..el que me da fuerza e independencia pero que sigo llevando en mi corazón el" María Isabel"..forman parte de mis raíces femeninas cuyos patrones yo no quiero seguir..ellas, estén donde estén... lo han respetado y aceptado..lo sé y lo siento..

    Quería compartir con vosotras ésta, mi historia..
    Un besito enorme para ti, Carmen..para todas las mujeres del Mundo y para mi linaje femenino-materno..
    Mucho Amor...
    Eva...

  • #6

    Luisa (domingo, 19 noviembre 2017 18:29)

    Eva...gracias por compartir tu historia.
    Bendiciones.
    Ahora que estoy tranquila voy a hacer la meditación.
    Muchos cariños.
    Luisa.

  • #7

    Carmen (domingo, 19 noviembre 2017 21:47)

    Hola hermosas mujeres,
    Soy Carmen, la creadora de esta página. No puedo contestaros a vuestros mensajes porque no queda registrado vuestro email en ningún lugar. Si alguna necesita constestación, dejar vuestro email o mandarme un correo a: carmerosety@yahoo.es
    Yo os contesto ahora por aquí, por si acaso los veis.
    Lo primero de todo es deciros que muchas gracias por vuestros mensajes, gracias por compartir de corazón.
    Respecto al mejor momento para hacer la meditación, se puede hacer en cualquier momento pero creo que el momento de sangrado es el ideal porque tenemos muchas más facilidad para conectar con otras dimensiones, y también con el árbol genealógico.
    Bueno, cualquier otra cosa, encantada de seguir compartiendo
    Un abrazo!!!
    Carmen

  • #8

    Cristina O. (lunes, 20 noviembre 2017 19:58)

    Me ha parecido una meditación preciosa la que propones con la abuela materna. Justamente estos días he pensado más en ella de lo habitual. Era una verdadera matriarca, con todo lo bueno y lo malo. Gracias por la propuesta! La llevaré a cabo a ver qué me hace sentir.

  • #9

    Olga (jueves, 23 noviembre 2017 14:14)

    Siempre he pensado que mi madre ha sido muy independiente y nada cariñosa. Al conectar con mi abuela, a la que no conoci, me llega que ella fue una mujer muy "dura". Gracias a esta meditacion puedo entender a mi madre y a mi abuela. Ha sido precioso porque las dos mirabamos lo que estaba pasando con ese hilo de mi sangrado, mirabamos paso a paso y nos mirabamos a los ojos. Sonreiamos mientras pasaba todo el proceso. El corazon me palpitaba rapido con la flor y he sentido frio.
    Ha sido precioso porque las dos nos hemos sentido muy conectadas y no olvido las so risas de compmicidad. PAZ SIENTO PAZ.
    Gracias Carmen, gracias por hacerme vivir esta gran experiencia.

  • #10

    Amparo Segura (viernes, 01 diciembre 2017 10:01)

    Hola Carmen y también a todas las mujeres que compartimos nuestras vivencias. Es la tercera vez que leo tu historia, y cada vez que lo hago me entran unas intensas ganas de llorar recordando a mi abuela. Ella murió hace muchisimos años, yo tenia 12 años y para mi fue como mi segunda madre, la queria muchisimo y me dolió mucho su muerte. Era una persona sencilla de pueblo que tuvo 11 hijas todas niñas, de las cuales dos se murieron de pequeñitas 2 años y una bebé de meses y además con dos dias de diferencia la una de la otra, por enfermedades infecciosas, dificiles de tratar por aquellos tiempos. A partir de aquí fue tan intenso su dolor que empezó a beber. El resto de hijas sufrieron esta situación entre ellas mi madre que era la tercera de las hermanas mayores y que tendria unos 15 años. Sintieron mucha verguenza, pena y se encontraban solas, sin madre, ya que durante los momentos en que bebia su madre estaba totalmente ausente de la vida que le recordaba lo dura que era sin sus dos hijas. Muchas veces la recuerdo sentada en la mesa del comedor viendo los toros, si los toros, porque a pesar de todo el sufrimiento que sentía, en sus momentos lúcidos en los cuales el alcohol no se apoderaba de ella era una mujer con un carácter muy fuerte, que llevaba adelante una casa con 9 hijas, que hacia todo tipo de conservas y almacenaba comida para que no faltara de nada durante el invierno, pues en aquellos tiempos en los pueblos no habia ni nevera. Querida abuela te sigo queriendo como si estuvieras a mi lado, y revivo a veces momentos que convivimos juntas, yo sé que era muy especial para ti, era tu nieta favorita. Donde quieras que estés un abrazo muy fuerte.

    Amparo

  • #11

    Amparo Segura (viernes, 01 diciembre 2017 10:10)

    Hola otra vez, estaba tan inmersa en mi historia familiar que me olvidé de darte las gracias por ayudarnos a sanar nuestras heridas del pasado con tanto amor y ternura. Muchas gracias Carmen.

    Amparo

  • #12

    gemma fernandez (miércoles, 06 diciembre 2017 17:46)

    Gracias Carmen, espero estos regalos con muchas ganas y confianza.
    No conocí a mi abuela, murio 4 meses despues de nacer mi madre....Hoy al hacer este ejercicio, me ha llegado de ella que estamos aprendiendo del miedo, que confie, y que disfrute...
    Estoy emocionada, la verdad es que estoy alucinada!!!!
    Espero que sea lo mas real posible y que se recoloque organicamente como tu dices...
    Gracias por dar tu sabiduria, gracias!!!

  • #13

    Gemma F. (jueves, 07 diciembre 2017 09:25)

    Carmen! no esperaba la potencia al hacer el ejercicio.....

    La experiencia del mensaje de mi abuela era claro, al preguntarle porque habia muerto antes de que mi madre creciera, y de que yo creciera....la respuesta de ella ha sido: estamos aprendiendo del miedo, confia, ......disfruta....una flor naranja en ella y la misma de color blanco en mi.....me ha emocionado mucho, incluso he pensado..uala! que valiente (ella)!!!

    aunque siempre tengo miedo de engañarme....

    si me mandas algunas palabras te lo agradecere!!!!!

    MUCHAS GRACIAS!!!