· 

El regalo de abrirnos a la nutrición y comunicación con Madre Tierra

 

Madre Tierra, la gran Madre, es generosa por alma y ha venido a autorrealizarse, igual que cada una de nosotras.

 

Y puede hacerlo en la medida en que su realización es tomada, y sus dones son recibidos por todas nosotras

Desde esta comprensión, y teniendo presente que formamos parte de una gran comunidad, abrirnos a aceptar su medicina, la permite a ella expandirse, y a nosotras colocarnos en el lugar de sus hijas, permitiéndonos recibir su sostén y su nutrición. 

¿Eres consciente de las formas en que te nutres de Madre Tierra?

¿Te gustaría comunicarte fluidamente con los elementos?

¿Usas la comunicación con ella cuando te sientes desequilibrada?

De pequeña y hasta los 21 años viví en un ático de cemento en una ciudad dormitorio de los alrededores de Barcelona donde la naturaleza brillaba por su ausencia y prácticamente solo me conectaba con ella en verano, cuando íbamos al camping familiar de playa. 

 

Como muchas personas, he estado una parte de mi vida sintiendo el Medio Ambiente como algo separado de mí, lo que ha provocado en muchas ocasiones una sensación de culpa en mi interior cuando de repente me enteraba de desastres que ocurrían como varamientos masivos de ballenas en playas, incendios forestales o extinción de algunas especies.

 

Gracias a mi proceso de sanación y crecimiento personal, he experimentado en la última década una apertura a nuestra Madre Tierra, de forma que he acabado viviendo en el bosque, a la entrada de un parque natural. 

 

Formo parte de un proyecto de cuidado a las aguas: el Proyecto Coral

 

Y he incluido en todas mis formaciones y talleres esta dimensión, tanto en lo que respecta a contenidos, como en el sostén del grupo de alumnas, y en mi propio sostén. De hecho, en la Formación Mujer Consciente, en el módulo de La Chamana, realizamos la práctica que más abajo te comparto

Amor en Lugar de Culpa

Ahora mi relación con Madre Tierra no es desde la culpa sino desde el Amor y he introducido cambios en mi vida por amor a ella.

 

En casa con los restos orgánicos hacemos compost, compramos los productos del hogar en formato biodegradable y procuramos reducir al máximo el consumo de plásticos. Seguro que tu también iniciativas de este estilo o aún más ingeniosas, si es así, !te agradezco que las compartas!

 

 

 

 

Pero…

 

¿Quién es Madre Tierra?

 

 

 

 

De muchas maneras podríamos definir a este gran Ser,

te comparto una descripción que me llegó hace tiempo y que resuena en mí de manera profunda:  

 

 

 

Madre Tierra es un alma que decidió encarnar como tal para tener una serie de aprendizajes sobre el Amor Incondicional, cuya misión de vida es nutrirnos y sostenernos a todos nosotros.

Normalmente, las personas, somos conscientes de que nos alimenta, de que a través de sus plantas y esencias nos ofrece sanación, y de que podemos respirar gracias a ella. Lo que no tenemos tan presente es que también nos nutre:

 

 

  • A través de la gravedad, gracias a su Amor Incondicional
  • A través de nuestra red de chakras, ofreciéndonos regeneración a nivel físico, emocional, mental y energético.

 

 

 

Y es la desarmonización de nuestra red de chakras y el olvido de nuestro vínculo con ella, lo que hace que realmente sea difícil para ella nutrirnos y para nosotros beneficiarnos de este “alimento”.

Y con gusto hoy escribo sobre Madre Tierra con dos objetivos:

  • Que puedas abrirte a la comunicación con ella y recibir su nutrición para tu vida personal.
  • Que puedas abrirte a la comunicación con ella y recibir su nutrición para tu vida profesional.

 

Madre Tierra, la gran Madre, es generosa por alma y ha venido a autorrealizarse como cada una de nosotras. Y puede hacerlo en la medida que su realización también es tomada y que sus dones son recibidos por la comunidad de seres vivos.

 

Desde esta comprensión, y teniendo presente también que formamos parte de una gran comunidad, abrirnos a aceptar su medicina, la permite a ella expandirse, y a nosotras nos coloca en el lugar humilde de hijas que somos de ella. 

 

 

Justamente el olvido de que formamos parte de esta gran comunidad, y de que somos sus hijos, ha provocado en parte, el estado de degradación de nuestros ecosistemas.

 

 

Abrirnos conscientemente a este vínculo con ella te puede ofrecer a ti individualmente sanación, a ella autorrealización y a toda la comunidad el recuerdo de que somos sus hijas.

 

Ayudando así al proceso de reencuentro entre la Consciencia Humana y la Consciencia de la Naturaleza

Reabrirnos a este reencuentro de consciencia no tiene límites en cuanto a lo que puede ofrecernos:

  • Reequilibrio en nuestro cuerpo físico, mental, emocional y energético
  • Aumento de nuestra vibración ayudándonos a soltar la Dualidad para caminar hacia la Unidad en la que Madre Tierra ya vibra
  • Comunicación con los Seres que la habitan, tanto físicos (plantas, animales…) como etéricos (seres que habitan los bosques, el mar, los lagos…)
  • Apertura a sabiduría ancestral que está custodiada en determinados lugares de la tierra como cuevas, montañas sagradas… o de mar, como, por ejemplo, en las ciudades submarinas, en la Antártida…

¿Qué esencias florales de Bach pueden ayudarte en esta apertura?

“Café para todos no vale” escuché decir a una mujer hace años refiriéndose a que el mismo remedio para todos no sirve. Obviamente, atendido a tu carácter hay unas esencias florales que te ayudarán más que otras a abrirte al encuentro consciente y a la nutrición con Madre Tierra. 

 

 

 

 

En mi caso Agrimony es una flor importante pues me ayuda a salir de la atención a los otros y de lo exterior, y bajar a mis profundidades. Para caminar de forma consciente por la naturaleza me sirve mucho porque facilita que esté en silencio y escucha profunda.

 

 

También puede ayudarte Aspen si no te animas a caminar por entornos naturales porque crees que puede sucederte algo que, aunque no sepas que es, te produce miedo. O no te animas a nadar en el mar por el mismo motivo. 

 

 

Clematis puede hacer que te sientas más enraizada y más presente. En este caso es especialmente recomendable caminar sin zapatos porque la textura del suelo nos obliga a sentir el cuerpo. 

 

 

 

White Chestnut es la flor si tu discurso mental es tan intenso que te cuesta andar por la naturaleza dejando a un lado todos los asuntos mentales que tienes abiertos en el presente.

¿Quieres tener ahora una experiencia de conexión con Madre Tierra?

Te comparto aquí una dinámica que puedes hacer allá donde estés, y para la que solo necesitas unos minutos y que nadie te interrumpa.

 

 

1. Buscar algo que esté vivo en tu entorno: una planta preferiblemente, también puede ser un mineral, una piedra, tierra, agua… En el caso de que no tengas, puedes incluso usar una imagen de la naturaleza o una planta de plástico, aunque te parezca extraño. Te evocará igualmente la energía de Madre Tierra.

 

Después, realiza alguna práctica breve que te ayude a elevar tu vibración para estar más abierta a esta comunicación con ella. Puede ser algo tan sencillo como llamar a tus guías, bailar tu canción preferida, hacer una postura de yoga, encender un incienso o vela, poner una música agradable de fondo…

 

 

2. Una vez que te sientas presente y vibrando, sitúate en un lugar tranquilo, de forma cómoda y sin zapatos. 

 

 

3. Dibuja en alguna parte de tu cuerpo el siguiente símbolo conector, actuará como portal y te ayudará a conectarte, primero con tu propia tierra, y después con lugares de la naturaleza de alta vibración. 

 

 

4. Observa el objeto que has elegido para realizar tu conexión. Si, por ejemplo, es una planta, observa su color, su textura, su olor, toca la tierra, permanece en la observación abierta a ella. Puedes hacer lo mismo con la piedra, con el agua. En el caso de que sea una imagen o una planta de plástico puedes conectarte a partir de lo que ellas despiertan en ti, de las sensaciones e imágenes que mueven en ti. 

 

 

5. Cierra los ojos, y en actitud receptiva, haz la siguiente petición a Madre Tierra: Madre Tierra, nútreme. Ábrete a vivirlo dejando que ella actúe a través de los elementos que habitan en ti: agua, fuego, tierra y aire. Tomate el tiempo que necesites. 

 

 

6. Lleva luego toda tu atención al chakra corazón permitiendo que se expanda. 

 

 

7. Puedes acompañar este proceso como desees. Puedes observarlo mientras respiras de forma tranquila, puede bailar o permitir el movimiento, puedes cantar, y también puedes ir fluyendo con todo esto y lo que te nazca de forma espontánea. Se trata de que entres en un viaje espontáneo. 

 

 

8. La duración de la dinámica es variable y depende de cada persona y si la repites te darás cuenta de que varía de un día a otro. 

 

 

Si al terminar te apetece compartirnos tu experiencia puedes hacerlo escribiendo a info@mujerconsciente. org

 

Desde mi experiencia, en la medida en que he ido abriéndome a la comunicación y nutrición con Madre Tierra, me he dado cuenta de que ha aparecido para mí un sostén nuevo, accedo más fácilmente al silencio regenerador y siento mi intuición más afinada. 

 

 

Si sientes el llamado de la naturaleza y deseas abrirte al encuentro con ella y a recibir su armonización a nivel físico, mental, emocional o espiritual, te invito a formar parte de la próxima edición de Mujer Consciente Online que será en vivo y podrás realizar desde cualquier lugar del mundo en el que te encuentres. 

 

 

Por último, te dejo aquí un par de libros que pueden aportarte más luz:

 

  • La Vida Secreta de los Arboles de Peter Wohlleben, ediciones Obelisco
  • Conversaciones con los espíritus de la naturaleza, Verena Stael von Holstein de editorial Antroposófica

 

 

Gracias por tu tiempo y atención.

 

Con amor, 

 

Carmen

Escribir comentario

Comentarios: 8
  • #1

    Elita (viernes, 09 octubre 2020 20:57)

    Gracias Carmen ���

  • #2

    María José Romero (viernes, 09 octubre 2020 21:45)

    Muchísimas gracias Carmen, establecer comunicación con Madre Tierra es toda una experiencia de amor y crecimiento.
    Recuerdo una vez en un bosque en Asturias que descalza, de rodilla y con las manos en la tierra, pude sentir su latido con el mío. Y llore de la emoción de abrirme a sentir, por todo el tiempo que había vivido desconectada de ella.... Y de mi nació reconocerla como Madre y yo como hija. Y realmente sentí ese abrazo materno de amor incondicional.. Y al recordarlo, lo revivo y mi corazón se llena de Amor y agradecimiento y mis ojos vuelven a llenarse de lágrimas.
    Infinitas gracias ❤️�

  • #3

    Teresa Salvador (sábado, 10 octubre 2020 14:12)

    Muchas gracias Carmen, és precioso todo lo que compartes y me sirve mucho. Gran corazón.

  • #4

    Aurora Galve Muniesa (jueves, 15 octubre 2020 21:04)

    Muchìsimas gracias Carmen por este hermoso regalo, gracias por tu compromiso con Madre Tierra y por tu entrega!
    Gracias, Gracias, Gracias!

  • #5

    Gina jurado (jueves, 15 octubre 2020 22:10)

    Gracias Carmen. Este mensaje llega en un momento en que estoy restableciendo el contacto con la madre. En principio parece que es mi madre biológica, quien ya partió al oriente eterno y nuestro vínculo ahora es más transparente y profundo, por la comprensión. Leyendo este escrito y haciendo el dibujo en mi mano izquierda, me doy cuenta que es la madre tierra acunándome para recordarme que soy su hija amada. Siento una emoción en mi corazón y el impuso de llorar por la comprensión que sucede. Ahora tengo vínculo con la tierra a través de pacas digestoras en la que ofrendo y agradezco por todo el alimento recibido y los residuos los entrego en esta construcción que luego sirve de abono a las plantas. También he hecho cercas en jardines del sector que me recuerdan el poner limites a la emoción. Un gran abrazo

  • #6

    Victoria (sábado, 17 octubre 2020 19:00)

    Muy lindo, gracias Carmen! Aho!

  • #7

    Claudia (miércoles, 21 octubre 2020 03:15)

    Gracias Carmen. Me emociona leerte, verte y seguir tus ejercicios. Un abrazo.

  • #8

    Natacha (miércoles, 21 octubre 2020 12:59)

    Hola, mientras te leía me sentí identificada... pero a mi me paso al revés nací en un lugar hermoso rodeado de naturaleza. (Salta- Argentina) . Cuando fui mamá mi vida cambio radicalmente y ella y yo renacimos en una ciudad muy desarrollada (Córdoba - Argentina) y siempre sentía que me estaba desconectando. Hoy se que ese proceso se llama desenraización, fue fuerte pero pude hacer un jardín hermoso, conectarme con los árboles de las plazas, viajaba siempre los fines de semana a los rios hermoso que tiene aquí las sierras. Luego de dos años decidimos viajar en familia y ese camino de 20 meses por Latinoamérica volvio a cambiar radicalmente mi eje. Regresamos a Córdoba y hace cuatro años que vivimos aquí, logre hacer un jardin hermoso otra vez en una terraza de puro cemento.
    Lo que de corazón quería decirle a las mujeres que me están leyendo, que quizáss en este camino de sanación se encuentre como yo, en una caja de cemento, miren al cielo, porque ahí tmb esta la madre tierra, y sus regalos pueden llegar desde arriba, como la lluvia, el arco iris y nuestras manos sabrán como hacer para que florezcan las flores de la maceta, las huertas de palet, el compost de los tachos de pintura.

    Muchas GRacias armen por este artículo.